Fantastica

¿Mañana o noche? 

Ventajas y desventajas según tú forma de ver la vida, tu personalidad dice muchas cosas, cuando de gustos se trata, en especial si eres una persona que le gusta levantarse temprano o es de los que es más productivo en las horas de la noche.

Aunque la ciencia dice que es mejor cuando te duermes temprano y cuando tienes más tiempo para dormir y descansar, así mismo cuando madrugas se considera que tu mente y cuerpo tendrán más energía para desempeñarte todo el día.

Algunos beneficios de madrugar:

Eres menos propenso a sufrir de depresión, esto se da porque tu día tendrá tanta energía que desde temprano estarás activo y así mismo todo el día te sentirás más contento con tu forma de actuar, dejando de lado la mayoría de veces estos problemas emocionales.

Te puede llegar a rendir el día más, aunque pareciera que las horas de la mañana se pasan volando, es cierto que podrás hacer más cosas, por esto el dicho de ‘ Al que madruga Dios le ayuda’.

Mejoras tu calidad de sueño, seguramente es mejor y más confiable cuando dedicaste la noche anterior más horas para dormir, lo que generará que tu cuerpo descanse más, esto también se produce por el mismo cansancio que te genera noche tras noche después de madrugar y tener un día largo.

Tiendes a tener una personalidad más organizada con el desarrollo de tus tareas y actividades, ya que normalmente tendrás un orden de cómo llevar el día.

Nocturnos:

Si por el contrario eres de esos que ama levantarse tarde y en las noches se siente como un murciélago perfecto para hacer muchas cosas, está bien sus momentos más creativos y de mayor desarrollo mental y emocional sedan en las horas de la noche y simplemente va mucho en el trabajo que desempeñes y  tu personalidad.

Estas personas que son asociadas con los búhos, tienden a tener menos horas productivas y las primeras son un trauma, ya que se levantan con pereza,   pero mientras todos los demás duermen ellos se comen el mundo entero y están listos para más.

Lo importante es no juzgar, si convives con alguien que no rinde a las mismas horas que tú, no es del tofo mal, está bien cada quien va a su ritmo y no hay nada que esté 100% bien, lo ‘perfecto’ siempre se debe ajustar.

Compartir