Fantastica

No te arrepientas de tu Buen corazón

Siempre estamos pensando en que los demás deben actuar como nosotros queremos que actúen, pero lo cierto es que no necesitamos del buen actuar de los demás para sentirnos mejor, las cosas pasan y las personas y sus malos actos esos que te hicieron daños, también pasaran, lo importante es no dejarse llenar de ego, resentimiento, rabia o peor aún rencor.

Sí, es difícil, después de pasar un tiempo donde las cosas no fluyen a tu favor, después de que diste lo mejor de ti, nuevamente alguien más te falla, detente, respira y así sea difícil, intenta encargarte de la reparación de tu corazón y tus sentimientos, lo más importante de todo esto es que entiendas que la vida y el universo encargan de enseñar ciertas lecciones que otros deben tener, seguramente tú también debiste aprender,  lo importante es que reconozcas que todos en algún momento somos aprendices y nadie absolutamente nadie es perfecto.

No te vengues, no busques venganza o una represalia que al final no funcionará, llena tu corazón de perdón y avanza, no necesitas escuchar que la otra persona te diga esa anhelada palabra ‘perdóname’, nada de eso funcionará como debe, si estás esperando que siempre los de as vengan a disculparse, si eres afortunado esa persona volverá y bueno tal vez sea más fácil, pero en la mayoría de los casos, hay personas donde jamás les importará el sentir de las demás personas.

Encomienda la vida de los demás en manos de lo que creas según tus creencias, cuando decretas u oras por esa persona que te lastimo, sencillamente las cosas funciona. Mejor para ti, tú cumples con seguir teniendo ese corazón repleto de cosas lindas y bonitas que te traerán mucho más de eso.

Atrae lo que predicas, cuando eres bueno no te dejes llevar y no permitas que tu linda forma de ser y actuar se vean envueltas en algo que tú no eres, jamás te arrepientas de las buenas acciones que están en ti, siempre te recordarán y dejarás una huella difícil de eliminar en la vida de los demás, no lo hagas por eso, solo sé quien tú realmente eres y siempre perdona, que al final de todo tú eres quien brilla con ese buen corazón que late amando a los demás.

Compartir